En formación continua, estudiar también tiene su técnica: Técnicas de estudios

La RAE define “estudiar” como un ejercicio de entendimiento y como todo ejercicio conducente a un objetivo necesita de técnica y trabajo constante.

Si además entendemos la formación continua como el proceso de formación a lo largo de la vida laboral, la dificultad inicial del ejercicio de entendimiento tiene una dificultad añadida: Compaginar estudios y trabajo

Sin embargo es cierta que esta dificultad aparente de la formación continua puede ser minimizada a través de la utilización de la planificación y utilización de técnicas de estudios.

A pesar de existir numerosas técnicas de estudios, el denominador común de ellas es la organización del tiempo disponible y el diseño de recursos que nos facilite el ejercicio de entendimiento, es decir: El diseño del horario, la lectura y la elaboración de esquemas

El horario: El diseño de un horario de estudios va más allá de la organización del tiempo disponible para estudiar. Su confección favorece el hábito de estudio, mejorando por tanto la efectividad de las técnicas de estudio a utilizar y por ende el rendimiento académico.

No existe una fórmula estándar para el diseño de un horario de estudios, pero sí que es cierto que todo diseño de estudios parte de un ejercicio de sinceridad por parte del alumno, quien deberá identificar aquellas actividades inamovibles de las accesorias.

En cuanto al diseño del propio horario, se recomienda mantener el mismo horario para favorecer el hábito de estudio, además, el alumno debe incluir tiempos tanto para el repaso de lo estudiado como para el ocio y tiempo libre que ayudarán a descansar la mente.

La lectura: La lectura es el principal medio de aprendizaje y, por lo tanto debe ser contemplada en la organización y utilización de técnicas de estudios.

Las principales técnicas de lectura son:

  • Lectura rápida: La lectura rápida es aquella que nos permite conocer tanto lo que ya sabemos como lo que desconocemos, por lo que sirve para activar la memoria y ejercitar el repaso. Esta lectura puede ser tanto visual (Skimming) como con pequeñas pausas en aquellas palabras que nos llamen la atención (Scanning)
  • Lectura comprensiva: Es una lectura más profunda,  pausada y reflexiva durante la que iremos asumiendo y comprendiendo los distintos conocimientos expuestos.
  • Lectura de repaso: La lectura de repaso sirve para activar la memoria y evaluar la calidad de la lectura comprensiva que se ha realizado, es decir, la lectura de repaso nos permite valorar si hemos comprendido los conceptos e ideas expuestas.

Los esquemas: La realización de esquemas es una técnica de estudio que facilita la comprensión de lo estudiado y permite desarrollar la capacidad de síntesis del alumno.

Para su realización, se recomienda haber realizado una lectura comprensiva del texto y haber subrayado (o anotado) las ideas principales del texto para después ordenarlos en una estructura esquemática.

 

Pedro Biedma

Social Media Manager

Be Sociable, Share!
Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio.

Haz un comentario

You must be logged in to post a comment.