Los 4 retos de las pequeñas y medianas empresas

redes sociales empresasTérminos como SEO, SEM, ORM, IOR, SMO o SMM han pasado a formar parte del glosario de empresarios en general y profesionales del marketing en particular. De hecho, actualmente son pocas las empresas que no contemplan la dimensión digital en su plan de marketing, escuchan lo que se hablan de ella a través de las redes sociales o tienen definido un plan de posicionamiento en buscadores que las haga sobresalir del resto de empresas que, también, están presentes en la red.

Aunque a priori estos cambios no deberían suponer más novedad que la que se deriva de la adaptación a un nuevo entorno, lo cierto es que en el caso de las pequeñas y medianas empresas, esta adaptación se ha encontrado con un problema: La falta de formación en la incorporación de las nuevas tecnologías a su quehacer diario, en muchas ocasiones debido a factores económicos.

Ante este tipo de tipo de barreras, y con la intención de eliminarlas, asociaciones empresariales, centros de formación, consultoras de negocios e instituciones públicas han emprendido planes de formación orientadas a la recualificación profesional, muchas de ellas orientadas a la difusión de la existencia de créditos para la formación bonificada que, a menudo, no son utilizados por falta de conocimiento. De hecho, según el último ejercicio tasado, de los 763’77 millones de euros disponibles para acciones de formación continua, las empresas sólo utilizaron 561 millones.

En cuanto a la adaptación de muchas pequeñas y medianas empresas al nuevo entorno empresarial, los procesos de recualificación profesional a los que debe hacer frente pasan por 4 fases, a saber:

 

1. Formación en marketing digital: Es la primera de las 4 fases y será el conocimiento de esta nueva dimensión la que permita a las pequeñas y medianas empresas tomar conciencia de la realidad a la que se enfrenta el nuevo mercado, dónde se encuentran sus clientes y como se comportan sus consumidores y competidores.

 

2. Formación en creación de páginas web: Esta es la segunda fase del proceso de adaptación al nuevo entorno y por la que muchas PYME comienzan, de hecho según datos de la ONTSI, el 63.9% de las PYME tienen página web.

Sin embargo, de la misma forma que el porcentaje de empresas con página web es elevado, también lo es el del número de empresas que tienen una presencia web anquilosada en una filosofía obsoleta y propia de aquellas páginas webs previas al estallido de la burbuja de las puntocom.

Conocer la nueva realidad permite facilita el trabajo de creación de páginas webs que vayan más allá de un escaparate digital y, donde los interesados en la marca puedan participar en la construcción de sus contenidos y sentirse partícipes de sus historias.

Lejos de lo que sucediera antaño, actualmente las empresas disponen de multitud de recursos gratuitos para la construcción de páginas webs y blogs como WordPress y Blogger que, además, facilitan la construcción de espacios participativos y optimizados para buscadores.

 

3. Formación en redes sociales: Facebook, Twitter, Linkedin, Pinterest… depende del tipo de empresa, del perfil de tus clientes y de tus objetivos en las redes sociales. Si el proceso de recualificación profesional comienza con la toma de conciencia y comprensión del nuevo comportamiento del mercado, ahora hay que participar, crear contenido y sobre todo escuchar.

A menudo, son muchos quienes creen que basta con crearse una cuenta en Facebook o Twitter pero sin embargo, no es lo mismo ser usuario de una red social a gestionar la reputación digital de una marca, crear una historia y formar comunidad… de hecho, a lo largo de la red son muchos los ejemplos de quienes un día se enfrentaron a una crisis de reputación y tuvieron que afrontarla con valentía y, sobre todo conocimiento.

 

4. Formación en SEO/SEM: De poco o nada sirve tener una página web si no es visible o localizada por los usuarios de las redes sociales. Por ese motivo, la cuarta fase del proceso de adaptación pasa por la formación en posicionamiento en buscadores y que tiene el objetivo de hacer visible la página web de la empresa o marca en buscadores como Google, Yahoo o Bing.

El 63.9% de las PYME tienen presencia web, por lo que todas ellas desean aparecer en los principales resultados de búsqueda y… lejos de lo que pueda parecer, emprender acciones SEO (Posicionamiento natural en buscadores) es fruto de la puesta en práctica, y del trabajo constante,  de un plan de SEO que ha sido diseñado previamente.

Por otro lado, hablar de visibilidad en buscadores, también es hacerlo de SEM que además de tener un coste explícito tiene su propia técnica para aquellos caso en los que se recomienda. Por ese motivo, conocer la diferencia entre SEO y SEM, el diseño de sus respectivos planes y la diferencia entre unos y otros mejorará no sólo la visibilidad de las empresas y marcas en Internet sino que evitarán una pérdida de dinero y tiempo.

 

Pedro Biedma

Social Media Manager

Be Sociable, Share!
Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio.

Haz un comentario

You must be logged in to post a comment.