La plataforma virtual como escenario de aprendizaje y trabajo colaborativo

Se entiende por plataforma virtual aquel entorno virtual de enseñanza-aprendizaje diseñado para permitir la distribución de contenidos educativos en formato digital, facilitar la comunicación pedagógica entre los diferentes participantes y servir como espacio de trabajo colaborativo entre docentes, alumnos y expertos o profesionales del sector.

Estas plataformas de teleformación son herramientas informáticas cuyas características específicas las identifican:

 Son herramientas diseñadas específicamente para el ámbito educativo.

 Integran diferentes aplicaciones de Internet.

 No requieren un software ni un hardware específico por parte del usuario, pudiendo accederse de forma rápida y fácil desde cualquier navegador.

 Presentan un interfaz web, facilitando la accesibilidad.

Sus funciones principales son: posibilitar la información y distribución de contenidos, facilitar la comunicación entre los participantes y ofrecer los instrumentos necesarios para la gestión y administración de la acción formativa.

En definitiva, la plataforma pretende integrar los componentes necesarios para el desarrollo de acciones formativas a distancia soportadas en la red, de una forma cómoda y fiable.

A la hora de seleccionar o crear una plataforma virtual debe contemplarse una serie de elementos básicos imprescindibles, que pueden dividirse en aspectos educativos/didácticos o aspectos técnicos.

Aspectos técnicos

 Debe poseer diferentes tipos de módulos, que permitan realizar actividades y funciones diferentes, de forma que se satisfagan las necesidades de las tres figuras que coexisten en una acción teleformativa: alumno, tutor y gestor del sistema. Es necesario, por tanto, que existan diferentes módulos con diferentes posibilidades y permisos.

 En caso de que el alumno requiera de algunos programas informáticos adicionales para visionar algunos elementos, descomprimir ficheros u otro tipo de actividades, el entorno virtual debe incluir un lugar donde al alumno se le facilite la obtención de los mismos.

 Es necesario que la plataforma disponga de una buena interfaz gráfica que le permita al usuario un intuitivo manejo. Debe permitir además la distribución de la información en formato multimedia, a través de diferentes códigos y sistemas simbólicos.

Aspectos educativos/didácticos

 Es imprescindible contar con un módulo de comunicación, que permita a los diferentes participantes mantener una comunicación sincrónica y asincrónica. Para ello deben existir diferentes herramientas, como el correo electrónico, el chat, el foro, la pizarra compartida, etc. Deben facilitarse además diferentes flujos en la comunicación, de forma que se posibilite tanto una comunicación individual entre los participantes, como en pequeños grupos, como del tutor a todos los alumnos.

→ Esencial es también la existencia de un módulo que posibilite el seguimiento de los alumnos, de forma que el tutor pueda en cualquier momento obtener información sobre la evolución del alumno, el recorrido realizado sobre los contenidos, la cantidad y resultado de las pruebas de evaluación realizadas, intervenciones en los chats o foros… Aunque esta información debe manejarse con cautela, es incuestionable que permite la adopción de decisiones con el objetivo de corregir ciertos aspectos negativos que pudieran estar perjudicando la correcta marcha del curso.

 Debe incorporarse también un módulo que permita la realización de ejercicios de autoevaluación y heteroevaluación. Dicho módulo debe permitir la incorporación de diferentes tipos de pruebas (elección de respuesta múltiple, verdadero/falso…) y soportar diversos grados de dificultad de las mismas.

 Imprescindible, fundamentalmente para el gestor y administrador de la plataforma, es también un módulo de gestión y administración del alumno, que permita dar altas y bajas de alumnos, facilitar el acceso a determinados bloques de información, etc.

 El módulo de organización tiene una gran importancia para el correcto desarrollo de la acción formativa, con herramientas como el calendario, para establecer la temporalización de las diferentes unidades didácticas y variadas actividades educativas,  el tablón de anuncios, donde publicar comunicados, etc.

Existen diferentes herramientas en el mercado, con diferentes prestaciones y utilidades, algunas de distribución gratuita y otras de pago, La elección de la plataforma virtual, por tanto, dependerá de la valoración de los elementos comentados  en función de las necesidades reales de la acción formativa y del costo que el centro de formación esté dispuesto a asumir.

Be Sociable, Share!
Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio.

Haz un comentario

You must be logged in to post a comment.