Cómo elaborar un Plan de Formación Continua

Cómo elaborar un Plan de Formación Continua Aunque a formación continua  se considera un recurso estratégico para la mejora de la competitividad empresarial y desarrollo tanto profesional como personal de los miembros de la organización, lo cierto es que para su aprovechamiento las organizaciones deben contar con un plan de formación que les permita, no sólo detectar necesidades de formación, sino además implementar acciones formativas que conviertan esas necesidades en nuevo conocimiento aplicado.

En tanto en cuanto el Plan de Formación Continua, debe adaptarse al sector profesional, dimensión empresarial y cultura organizativa de la empresa. Además, debe contemplar una serie de requisitos que le permita “Poner en situación concreta un proyecto de formación” (Ferrández y Puente, 1990); además, no debemos olvidar que planificar es proyectar una situación futura deseable y definir aquellas metas que nos acercarán a dicha situación.

Con la intención de que el Plan de Formación Continua cumpla con lo anterior, este debe contemplar los siguientes elementos, a saber:

1. Auditoría de necesidades de formación

Como sucediera con cualquier planificación de carácter estratégico, y el plan de formación continua lo es, el primer paso será realizar una auditoría de necesidades formativas que permitirá a la empresa conocer aquellas áreas con necesidades de formación.

Junto a la auditoría de necesidades de formación, también se recomienda analizar los recursos disponible de la empresa como el presupuesto, la existencia de formación bonificada, instalaciones…

2. Objetivos

Conocida las necesidades de formación de la organización, la definición de un objetivo permitirá orientar el Plan de Formación Continua hacia la consecución de aquellas metas que resolverán las necesidades de formación de la empresa.

Por otro lado, en tanto en cuanto las empresas actúan como sistemas compuestos de subsistemas (Recursos humanos, marketing, finanzas…), resulta de interés definir objetivos de formación marginales. Es decir, el Plan de Formación Continua debe contemplar objetivos de formación para cada una de las áreas de la empresa con necesidades formativas.

Finalmente, y de cara a la definición de los objetivos del Plan de Formación Continua, estos deben ser cuantificables, coherentes y realistas

3. Priorizar Áreas de Formación

En relación a la coherencia en la definición de los objetivos del Plan de Formación Continua, y en base a los recursos disponibles, la empresa deberá priorizar la formación de las áreas de la empresa con necesidades formativas.

Para priorizar áreas de formación, la empresa deberá contemplar y ponderar aquellas áreas que tengas mayores necesidades formativas y que una vez satisfechas, supongan una mejora cuantitativa en la contribución a los objetivos generales de la empresa.

4. Definir acciones formativas

Este será el apartado del Plan de Formación Continua donde se definan las acciones formativas que se impartirán.

Además, en tanto en cuanto el Plan de Formación Continua debe contemplar soluciones de mejora para la empresa, la definición de las acciones formativas no sólo contemplará el “Título” de la acción formativa sino también su contenido

5. Elegir la modalidad de formación continua

Tan importante como la acción formativa que se va a realizar lo es la modalidad de formación. Una decisión que dependerá de la cultura organizativa, los recursos disponibles así como del perfil de quienes realizarán la acción formativa.

Finalmente, y en relación a esto último, el proveedor de material didáctico deberá asesorar a la organización sobre aquellas modalidades de formación que mejor se adaptan a sus circunstancias (recursos disponibles, necesidades formativas, perfil de los alumnos…)

6. Calendario de formación

Por calendario de formación, el Plan de Formación Continua, debe identificar aquellas fechas que mejor se adaptan a la empresa para que puedan impartirse cursos de formación continua.

7. Seleccionar a los proveedores de formación

Aunque algunas empresas cuentan con sus propios departamentos de formación y elaboración de material didáctico, lo cierto es que la mayoría de empresas debe acudir a un proveedor de material didáctico que le facilite los contenidos del curso de formación continua, pruebas de evaluación, guías didácticas… Es decir, los packs formativos o de formación continua.

8. Elaboración de una guía didáctica

No menos importante que lo anterior, el Plan de Formación Continua debe contemplar la “guía didáctica del curso” que si bien es cierto que supone un recurso para el alumno, para el Plan de Formación Continua la “Guía didáctica del alumno” permitirá a la organización controlar la duración de la acción formativa, su contenido, criterios de evaluación y competencias profesionales para las que capacita el curso.

9. Feed-back

Finalmente, el Plan de Formación Continua debe contemplarse desde un punto de vista dinámico, es decir, debe facilitar información a la empresa sobre los resultados obtenidos así como sobre la evolución de las necesidades de formación de la empresa a lo largo del tiempo.

 

Pedro Biedma

Social Media Manager

Be Sociable, Share!
Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio.

Haz un comentario

You must be logged in to post a comment.