Tres errores a evitar en teleformación

3 errores a evitar en teleformaciónFlexibilidad horaria, movilidad geográfica o personalización de los contenidos formativos, son algunas de las ventajas asociadas a la teleformación o eLearning como modalidad de formación para cursos de formación continua.

Para que las ventajas de la formación eLearning puedan traducirse en la adquisición de nuevas competencias profesionales conviene recordar 3 errores a evitar en el diseño de cursos eLearning, a saber:

→ Uso incorrecto de la tecnología: A priori, los cursos eLearning se diferencia de los cursos presenciales y a distancia, por la utilización de un Campus Virtual, que será el soporte sobre el que se desarrollará el curso y no un tablón donde alojar tanto contenidos como recursos formativos (pdf, docs, vídeos, foros, chats…)  más o menos estructurados y que lejos de formar generen un exceso de información o infoxicación en el alumno.

Los contenidos alojados en el Campus Virtual debe responder a un plan de formación, que debemos hacer llegar al alumno a través de la guía didáctica, que convierta al alumno en un sujeto activo y protagonista de su propio proceso de enseñanza-aprendizaje.

→ Del e-Reading al e-Learning: El principal objetivo de los cursos de formación continua es la especialización profesional y desarrollo de nuevas competencias profesionales que eviten la obsolescencia del conocimiento aplicado en las empresas.

Además, en tanto en cuanto el entorno empresarial es dinámico y el conocimiento tiene fecha de caducidad, los cursos eLearning deben ser dinámicos, es decir, deben fomentar la proactividad del conocimiento.

De esta forma, el alumno no sólo desarrollará aquellas habilidades propias del curso que realiza, sino que además aprenderán a diseñar su propia ruta de aprendizaje.

Además, en tanto en cuanto el objetivo de un curso de formación continua (con independencia de la modalidad formativa) está orientado al desarrollo de nuevas competencias profesionales, debe incorporar recursos que permita al alumno aplicar (y evaluar) los conocimientos adquiridos; casos prácticos, foros, chats… suelen ser algunos de los recursos utilizados para la recreación de escenarios donde aplicar los conocimientos adquiridos.

Finalmente, junto al ejercicio de la docencia, el teletutor debe desempeñar la función de dinamizador, motivando y orientando al alumno durante todo el proceso formativo. Funciones que no sólo deben estar orientadas a que el alumno finalice el curso con éxito sino a que este sea capaz de ver, a lo largo de toda la acción formativa,  la aplicación práctica de los conocimientos que vaya adquiriendo.

→ El sistema de evaluación en teleformación: Con independencia de la modalidad formativa (Presencial, eLearning/teleformación, a distancia, blended learning…) toda acción formativa de incluir mecanismos de control que permita valorar la adquisición de nuevas competencias profesionales por parte del alumno.

Por ese motivo, el sistema de evaluación en teleformación no debe limitarse a la medición de conocimientos adquiridos (y por lo tanto limitar el sistema de evaluación a la realización de ejercicios teóricos) sino también a la valoración de las nuevas competencias adquiridas por el alumno. Es decir, en qué grado el alumno es capaz de desempeñar nuevos roles en su entorno laboral.

 

Pedro Biedma

Social Media Manager

Be Sociable, Share!
Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio.

Haz un comentario

You must be logged in to post a comment.