La implantación de una cultura preventiva en la PYME: La autogestión en PRL

Nivel básico en PRL y autogestión preventiva. Prevención 10-25Con el objetivo de facilitar la implantación de una cultura preventiva en Pequeñas y Medianas Empresas – PYME -, a lo largo de los últimos años se han publicado leyes y Reales Decretos que permitieran su implantación.

Si por norma general, los beneficios derivados de la cultura organizativa de la empresa son percibidos a largo plazo, en el caso de la implantación de una cultura preventiva, sus beneficios son percibidos a corto plazo. Esto se debe a que, junto al ahorro en costes derivados de la reducción del número de accidentes laborales, la mejora de la calidad y condiciones sociolaborales mejoran el autoestima, la participación interna y motivación en el puesto de trabajo; lo que repercute en un aumento de la productividad.

Con independencia de la obligatoriedad de contar con un Plan de Prevención de Riesgos Laborales – PRL -, algunas PYME han visto limitadas las vías de acceso a dicha cultura preventiva en materia de Prevención de Riesgos Laborales.

Por regla general los planes de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) pueden ser realizados y gestionados por:

 El empresario (Autogestión preventiva)

 Uno o varios de sus trabajadores capacitados (Autogestión preventiva)

 Un servicio de prevención propio

 Un servicio de prevención ajeno

De las cuatro opciones anteriores, tanto la primera como la segunda han dependido del número de personas que formen parte del equipo de trabajo de la empresa, a saber:

 El Real Decreto 39/1997, de 17 de enero exigía que para optar a la autogestión preventiva la empresa tuviera  un máximo de 6 trabajadores.

 El Real Decreto 337/2010, de 19 de marzo elevaba el máximo anterior a 10 trabajadores.

Finalmente, con la aprobación de la Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización (Ley 14/2013, de 27 de septiembre) se establecen los siguientes requisitos para aquellas empresas que no desempeñen algunas de las actividades previstas en el Anexo I del Real Decreto 39/1997:

 Hasta 10 trabajadores (repartidos en varios centros de trabajo)

 Hasta 25 trabajadores (en un solo centro de trabajo)

Junto a lo anterior, y con el objetivo de facilitar la implantación de una cultura preventiva en la PYME, tanto empresarios como empleados – que desarrollen su actividad en el centro de trabajo – con formación de Nivel Básico en Prevención de Riesgos Laborales, podrán autogestionar la prevención de la empresa.

Pedro Biedma Jurado

Social Media Manager

Cultura Preventiva en materia de PRL

Be Sociable, Share!
Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio.

Haz un comentario

You must be logged in to post a comment.