El reto del profesor del S.XXI

TeleformaciónLa aparición de la web 2.0 y redes sociales, así como el uso de Internet en el aula no sólo afecta a los roles que debe desempeñar el teletutor o tutor de cursos eLearning/teleformación… En un entorno de aprendizaje donde el uso de Internet y Learning Management System (LMS) es cada vez más frecuente, el profesor debe desempeñar nuevas competencias profesionales que garanticen el éxito del proceso de enseñanza-aprendizaje.

La falta de competencias profesionales en el uso de un Campus Virtual, WebQuest, redes sociales… como complemento a la formación tradicional o en el aula no sólo inhibe este recurso tecnológico de sus ventajas sino que podría desmotivar al alumno en la adquisición de nuevos conocimientos.

Por ese motivo, el profesor del S.XXI  debe ser capaz de desempeñar los roles propios  del tutor en teleformación o eLearning, a saber:

→ Facilitador: Si en la enseñanza tradicional el tutor o profesor actuaba como director del proceso formativo, el nuevo paradigma educativo exige que el profesor actúe como orientador y guía en el proceso de enseñanza/aprendizaje del alumno.

→ Dinamizador: La formación ha dejado de ser un proceso unidireccional para seguir un esquema bidireccional donde los alumnos interactúan entre ellos, opinan y participan en la creación de conocimiento

→ Creador de contenidos: El conocimiento es dinámico, por lo tanto el profesor del S.XXI debe ser un creador de nuevos contenidos didácticos.

→ Curador de contenidos: Actualmente internet es una de las principales fuentes de información para muchos alumnos, sin embargo el exceso de información que circula en la red (infoxicación) exige un proceso de curación de contenidos, es decir, el tutor del S.XXI tiene el reto de filtrar aquella información relevante y cierta de la que no lo es.

→ Técnico: No es suficiente con saber idiomas, enviar correos electrónicos u ofimática… El profesor del S.XXI debe ser capaz de crear y diseñar actividades para el Campus Virtual, organizar una WebQuest,  utilizar las redes sociales como herramienta de formación o gestionar un edublog

→ Comunicador Online: En tanto en cuanto el papel del tutor del S.XXI no se limita al aula tradicional sino que se hace extensible al aula virtual, el tutor del S.XXI debe saber escribir y comunicar a través de entornos virtuales que cuentan con su propio tono de comunicación y lectura.

 

Pedro Biedma

Social Media Manager

El horario de estudios de un curso de formación continua

Compaginar formación y empleo Formación y trabajo son dos elementos imprescindibles para el desarrollo de una carrera profesional. Sin embargo, este proceso de recualificación profesional o formación continua puede verse afectado por la conciliación entre vida laboral y estudios.

Para evitar que la vida laboral afecte a la mejora de las cualificaciones profesionales o viceversa, hay que diseñar un plan de estudios adaptado a planes de formación continua.

Como sucediera con los planes y horarios de estudios tradicionales, este partirá de identificación de aquellas actividades inamovibles en el tiempo y que para el caso que nos ocupa será la jornada laboral; tampoco debemos olvidar que el horario de estudios debe contemplar un tiempo para el repaso, descanso y ocio.

Junto a los consejos anteriores, válidos para la planificación de cualquier horario de estudios, y de cara a compaginar formación y empleo se debe tener en cuenta lo siguiente:

→  Actualmente los cursos de formación continua se suelen impartir bajo las modalidades de formación presencial, a distancia, e-learning/teleformación, b-learning.

Sin entrar en las ventajas y desventajas de cada una de las modalidades de formación mencionadas, de su elección dependerá el tiempo disponible para la organización del tiempo de estudios, por ejemplo: La formación e-Learning no requiere desplazamientos, lo que aumenta el tiempo disponible de estudios.

 Como sucediera con cualquier proceso formativo, un curso de formación continua debe contemplar un tiempo para el estudio, repaso y resolución de dudas.

En el caso de procesos de formación continua o desarrollo profesional se recomienda dedicar los tiempos de menor agotamiento laboral al estudio de nuevos contenidos formativos o de aquellos que impliquen mayor dificultad.

Finalmente, y aunque no forme parte de un calendario de estudios, el objetivo de todo curso de formación continua es la mejora de las cualificaciones profesionales a través del desarrollo de nuevas competencias profesionales.

Este objetivo no sólo se debe tener presente para la selección de los cursos que formarán parte de nuestro Plan de Formación Continua sino también durante el desarrollo de la acción formativa; una práctica que nos permitirá comprobar la adquisición de nuevos conocimientos y motivará a continuar nuestro itinerario formativo.

 

Pedro Biedma

Social Media Manager

Castilla La Mancha creará y regulará un Registro de Formadores

Registro de formadoresA través del Diario Oficial de Castilla La Mancha, la Conserjería de Empleo y Economía ha hecho pública la modificación de la Orden de 17/10/2013 que regulaba  el Registro de Formadores.

La nueva modificación (Orden de 12/08/2013) se establece la creación y regulación del Registro de Formadores para la impartición de acciones formativas conducentes a la obtención de certificados de profesionalidad de Castilla La Mancha.

Además, esta nueva regulación  establece que “los formadores que deseen impartir en la modalidad de teleformación deberán contar con formación  de al menos 30 horas o experiencia en esta modalidad y en la utilización de las tecnologías de la información y comunicación”

Finalmente, y con independencia de la modalidad de formación, la nueva Orden establece que aquellos formadores que no estén incluidos en el registro de formadores deberán realizar los trámites establecidos en la normativa.

 

Pedro Biedma 

Social Media Manager

Cómo realizar una auditoría de necesidades formativas

Buenas prácticas en formaciónEn un entorno empresarial cada vez más globalizado, dinámico y hostil, la formación continua del capital humano de la empresa es clave para el desarrollo de ventajas competitivas. Por ese motivo, la formación continua en la empresa es concebida como una inversión garante del nivel de competitividad de la empresa.

Debido a la importancia que la formación continua tiene para la recualificación profesional del capital humano, y en definitiva la mejora del capital intelectual de la empresa, las organizaciones deben ser conscientes de aquellos itinerarios formativos que permitan desarrollar nuevas competencias profesionales aplicadas al puesto de trabajo; de lo contrario la formación del capital humano no repercutirá en una mejora del capital estructural de la organización y por ende en el capital intelectual.

Para garantizar los beneficios que se derivan de la formación continua, desde Innovación y Cualificación recomendamos realizar una “Auditoría de necesidades formativas” que permita a las empresas discernir entre aquellas acciones formativas útiles para la empresa y las que no lo son.

En cuanto a la “Auditoría de necesidades formativas”, esta sigue un proceso esquemático que permitirá detectar tanto la diferencia entre la ejecución actual de una tarea con respecto a la ejecución ideal que debería tener así como la incorporación de nuevos procesos que permitan desarrollar nuevas ventajas competitivas.

Para la realización de una “Auditoría de necesidades formativas” se recomienda:

→ EL ANÁLISIS DE LA ORGANIZACIÓN: Previo al diseño del plan de formación continua de la empresa, el primer paso será analizar los recursos disponibles por la organización (tanto desde un punto de vista del capital humano como físicos) así como el análisis del clima o cultura organizacional.

La importancia del análisis de la organización está en la detección de la capacidad de la organización para implementar planes de formación continua así como en la capacidad de esta para transferir los conocimientos adquiridos por el capital humano al resto de la organización.

Por otro lado, el análisis de la organización también incluye la realización de un DAFO que permitirá a la empresa conocer sus debilidades y amenazas futuras en materia de formación.

→ ANÁLISIS DE LAS TAREAS: El análisis de las tareas consiste en la definición y descripción de las tareas que se debería desempeñar en un puesto de trabajo y compararlo con los niveles de desempeño actuales.

Para la realización de este tipo de análisis no sólo se debe entrevistar a la persona que desempeña una determinada tarea sino también a quien la supervisa.

Conocida la naturaleza de las tareas que se desempeñan en un determinado puesto de trabajo, el siguiente paso sería la realización de un clúster de tareas por puesto de trabajo que permitirán organizar las tareas descritas

Para completar el análisis de las tareas, se debe realizar un análisis KSAs, es decir, un análisis  sobre los conocimientos, destrezas y actitudes que requiere cada tarea.

Finalmente, la detección de necesidades formativas se derivará del análisis por diferencia de los clúster de tareas y el análisis KSAs

→ ANÁLISIS DE PERSONA: Aunque del análisis anterior se pueden detectar necesidades formativas, no debemos olvidar que las acciones de formación continua son realizadas por miembros de la empresa.

Por ese motivo, previo al diseño de un plan de formación continua se debe analizar las capacidades del individuo para realizar un curso de formación continua.

Además, la “Auditoría de necesidades formativas” también debe servir para decidir qué miembros deben participar en acciones de formación continua y quiénes no, para lo que habrá que comprar el análisis KSAs con los conocimientos, destrezas y actitudes de cada uno de los individuos que desarrollan una misma tarea.

 

Pedro Biedma Jurado

Social Media Manager

Quinto encuentro en el Proyecto de Certificado Europeo e-tutor CET

 Una vez más, la semana pasada tuvimos la oportunidad en Berlín de seguir trabajando en el programa CET, proyecto de Transferencia de Innovación dentro del programa Leonardo da Vinci, de la Dirección General de Educación y Cultura de la Comisión Europea.

En esta ocasión, la mesa de trabajo tuvo como principal asunto la elaboración de los informes finales, tras la recogida de datos resultante de la puesta en marcha de los cursos piloto eLearning, y las buenas sensaciones obtenidos por los alumnos europeos participantes.

La reunión se completó con la planificación de la difusión y explotación comercial a lo largo de todo el panorama formativo europeo, una fase que nos aproxima a la finalización del proyecto.

El resultado de todo este trabajo colaborativo tiene su expresión en la creación del estándar europeo, un marco común que posibilitará  a todo aquél profesional docente que reciba la formación obtener una certificación europea.

Certified etutor

Un ambicioso proyecto que ya forma parte de la realidad formativa europea.