Infografía. La emigración española

Compartimos con vosotros esta interesante infografía que ha elaborado el equipo de diseño de Innovación y Cualificación donde podréis conocer, de una forma visual, datos acerca de los motivos que llevan a los españoles a cambiar su residencia por otra en el extranjero así como su valoración.

Como dato a destacar: Trabajo, aprendizaje de idiomas y conocer otras culturas suponen el 96.6% de los motivos que llevan a los españoles a cambiar de residencia, para lo que se hace imprescindible el conocimiento de idiomas como medio de comunicación.

Comunicado de la Fundación Tripartita

Compartimos con vosotros el comunicado que ayer emitió laFundación Tripartita donde recuerda que el crédito anual del que disponen las empresas están destinados a la realización de acciones formativa y no a la realización de servicios de consultoría como la implantación de la Ley de Protección de Datos o la elaboración del Plan de prevención de Riesgos Laborales.

La Fundación Tripartita, recuerda en su comunicado que las acciones formativas se financia a través de las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social según viene regulado en la Orden Ministerial 2307/2007 

Finalmente compartimos con vosotros el comunicado enviado por la Fundación Tripartita:

“[...] Por otra parte, se desea recordar que las entidades incluidas en el ámbito de la Administración Pública (Ayuntamientos, Diputaciones, Mancomunidades, etc.), así como los trabajadores del ámbito de la administración, están excluidos de la formación de demanda tal y como regula la Orden Ministerial 2307/2007 (arts. 4 y 6).

La formación de las empresas se financia a través de las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social ingresadas por las empresas participando las mismas en la financiación de los costes de formación, salvo las empresas de menos de 10 trabajadores, en la cuantía exigida en el artículo 11 de la citada normativa

Por su parte, el Real Decreto 395/2007 y la Orden Ministerial 2307/2007 establecen que el crédito anual del que disponen las empresas está destinado exclusivamente a la realización de acciones formativas y permisos individuales de formación de los trabajadores. Las empresas que se bonifiquen por la contratación de servicios de consultoría (LOPD, LPR, etc.) deberán devolver los importes correspondientes y atenerse a las actuaciones pertinentes del Servicio Público de Empleo Estatal y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social

Recordamos asimismo que la Fundación Tripartita inició hace ya dos años un proceso de comprobación tras detectar entidades que ofrecen servicios gratuitos de consultoría con cargo al crédito asignado a las empresas para la formación de sus trabajadores. Las actuaciones realizadas por el Servicio Público de Empleo Estatal han dado lugar a la imposición de sanciones.”

La necesidad de implantación del Plan de Prevención de Riesgos Laborales

Obligatoriedad de implantacion del Plan de Prevencion de Riesgos Laborales

Los estudios estadísticos reflejan una importante cifra de accidentes y enfermedades laborales acaecidas en diferentes sectores de la actividad profesional. Hace años el aumento de la complejidad de los trabajos indicaba una tendencia, a la alta, de estos accidentes, enfermedades y sus consecuencias, hecho que reflejaba la necesidad de establecer unas normas y/o procesos para reducirlos.

Aquí es donde entra en juego la prevención de riesgos laborales, definida por la Ley 31/1995 como:

Conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo.

Durante bastante tiempo la protección fue entendida como la reparación del daño causado por un accidente o enfermedad pero hoy en día se intentan evitar los daños reduciendo al máximo los hechos causantes. Entre las razones pueden destacar:

  • Humanitarias y morales: es inadmisible que los trabajadores puedan sufrir daños y enfermedades a causa de sus labores
  • Sociales: se puede difundir un malestar general en la empresa.
  • Económicas: los accidentes y enfermedades generan una serie de costes imprevistos.

Por todo ello, la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales aportó una nueva noción de la seguridad y salud en el puesto de trabajo. Su aplicación supone implantar cultura preventiva en todos los niveles para evaluar y minimizar los riesgos.

En su artículo 14.2, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales manifiesta:

El empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo

Por otro lado, la citada Ley también refleja en su artículo 16 la obligatoriedad de la realización y puesta en práctica de un plan de prevención de riesgos laborales:

1. La prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de esta, a través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales.

Este plan de prevención de riesgos laborales deberá incluir la estructura organizativa, las responsabilidades, las funciones, las prácticas, los procedimientos, los procesos y los recursos necesarios para realizar la acción de prevención de riesgos en la empresa, en los términos que reglamentariamente se establezcan.

2. Los instrumentos esenciales para la gestión y aplicación del plan de prevención de riesgos, que podrán ser llevados a cabo por fases de forma programada, son la evaluación de riesgos laborales y la planificación de la actividad preventiva.

Por ello queda claro que toda empresa tiene obligatoriedad de poseer un plan de prevención y que es el propio empresario el responsable de la redacción e implantación de este plan.

 

Vicente García Segura

Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales